Páginas vistas en total

miércoles, 3 de junio de 2009

Postal de "El Estudiante de Salamanca" de Espronceda, de 1900

La Tuna II.

Aunque parezca increíble, las rondas estuvieron prohibidas y el propio "alguacil de escuelas" se encargaba de mantener el orden por las noches, sin librarse de algún otro escarmiento, como el que le dio el estudiante Perote del "Entremés famoso del estudiante", de autor anónimo, a quien el susodicho Alguacil había confiscado tres guitarras delante de la ventana de su amada.

Los estudiantes cantores también viajaban, como se demuestra en "La Pícara Justina", en donde encontramos a los siete estudiantes salmanticenses de la "Bigornia", "que venían danzando a las mil maravillas" y a los que mientras cantaban "no les holgaba miembro porque con los pies danzaban, con el cuerpo cabriolaban, con la mano izquierda daban cédulas, con la boca cantaban, con los ojos comían mozas y con el alma toda acechaban mi estancia" y cuyos sobrenombres: "La Boneta, Pero Grullo, Mameluco, El Alacrán, Birlo, Pulpo y El Draque", demuestran que es inveterada la tradición de tener siempre un mote entre los estudiantes capigorrones.

Pero algunas de las veces al lado de verdaderos estudiantes, aparecía el que pudiera ser antecedente de lo que llamamos "tunos negros". De 1775 data un proceso seguido por el maestreescuela contra unos "estudiantes tunos" ya que sin estar matriculados en la Universidad vestían traje de estudiante, portaban cédulas falsas y rondaban con una vihuela pidiendo por los pueblos.

Los siglos fueron transcurriendo entre rondas hasta que durante la guerra de al independencia cambian su nombre por el de "Regimiento de la Bigornia" para luchar contra las tropas invasoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario