Páginas vistas en total

jueves, 2 de julio de 2009

SIGLO XX

A lo largo del siglo XX se incrementa el crecimiento demográfico de Salamanca.

Evolución de la población:

1900: 25.690 habitantes

1910: 29.830 hab.

1920: 32.830 hab.

1930: 46.867 hab.

1940: 71.872 hab.

1950: 80.498 hab.

1960: 90.498 hab.

1970: 125.220 hab.

1975: 131.374 hab.

1979: 147.036 hab.

Hasta 1936 el crecimiento de la ciudad se dirige hacia el norte, noreste y este. Por el norte el crecimiento continuaba el eje Plaza Mayor - Puerta de Zamora, a lo largo del actual Paseo del Doctor Torres Villarroel hasta la Glorieta. En el noreste la edificación se organiza a lo largo de la actual Avenida de Federico Anaya. Por el oeste la edificación no superaba los límites de la actual ronda.

En la margen derecha del Tormes la extensión de la edificación seguía la pauta del siglo anterior, limitándose a las tenerías de las fábricas de curtidos y el barrio de Santiago. En la margen izquierda no existe más que un barrio frente al Puente Romano, en la intersección de las carreteras de Madrid y Cáceres.

En la primera década del siglo se construyó el puente "Enrique Esteban", con lo que se mejoró notablemente la relación entre la ciudad y la margen izquierda del Tormes.

En el interior hay que resaltar la construcción del Mercado Central en la Plaza del Mercado.
Con la tendencia de crecimiento hacia el norte y noreste se produjo un desinterés creciente hacia los barrios de viviendas localizados en torno a la Catedral y a las Universidades, lo que implicó el inicio de la degradación de la arquitectura residencial y no monumental ubicada en la zona, con unos niveles de población escasos, correspondientes a estratos con bajo nivel de renta.
El área urbana localizada al norte de esta zona y hasta la Avenida de Mirat se construye casi enteramente en los años 60. Esta parte de la ciudad se transforma en el área residencial preferida de la clase media alta

En abril de 1951 se declara conjunto Histórico-Artístico el denominado Barrio Viejo de Salamanca. Los controles impuestos por el nuevo marco legal no fueron capaces de frenar el deterioro progresivo de los edificios no monumentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario