Páginas vistas en total

jueves, 13 de marzo de 2014

«Catedral Vieja»

En el año 1.140, se inician las obras de la Catedral Vieja. Tras el restablecimiento de la sede episcopal el 22 de junio de 1.102, con Jerónimo de Perigueux como obispo de Salamanca, y con la repoblación de la ciudad, con la fundación de las parroquias, se vio la necesidad de la edificación de una Catedral, en sustitución del templo mozárabe de San Juan el Blanco, que durante la denominación musulmana realizo las funciones de iglesia mayor de la ciudad.

Situado en los arrabales del río Tormes, entre el Monasterio de la Vega y el Colegio de los Mostenses, en el barrio de los francos, este templo inicialmente fue cedido a los dominicos y más tarde a los trinitarios, que se vieron obligados a abanderarlo debido a la inundación sufrida la noche de San Policarpo, ocurrida el 26 de enero de 1.626.
La IGLESIA CATEDRAL DE SANTA MARIA DE LA SEDE popularmente conocida como «Catedral Vieja» cuya construcción debió iniciarse entre 1.140 y 1.150, cuando Berengario o Berenguer (1.135-1.151) sucesor de Jerónimo de Perigueux, ocupaba la sede episcopal y Alfonso VII (1.124-1.157) el trono de Castilla y León, se levantó sobre la parte más elevada de la Peña Celestina. Románica con elementos protogoticos o de transición e influencias aquitanas, orientales e incluso borgoñonas, del mismo modo que la iglesia de San Martín, con arcos apuntados y bóvedas de ojivas, preludian el nuevo estilo que se avecinaba.
Los trabajos de construcción de la nueva Catedral podrían dividirse en tres periodos: 1.150-1.175, 1.185-1.200 y 1.200-1.220. En el primero quedaron concluidos el crucero, la cabecera, los muros de las naves y el pórtico de los pies. En los años 1.175 y 1.185 los trabajos se concentraron en el claustro, una vez fijadas las dependencias de la iglesia precisas para las celebraciones religiosas a lo largo del tercer periodo (1.200-1.220) se cubrió el crucero y se concluyeron las tres crujías occidentales de las naves, con lo que se terminó la construcción completa de la iglesia. Pero el gran tema que presidio esta tercera y última etapa fue la traza y la ejecución de los trabajos del cimborrio, que cubre el crucero.
 El cimborrio o torre del gallo llamada así por la veleta en forma de gallo que remata la estructura, fue construida entre 1.200 y 1.210. Aunque es de génesis bizantina, su trazado tiene como precedente el cimborrio de la Catedral de Zamora, el cual recuerda a su vez al de la Colegiata de Toro. Las obras de desmontaje de esta torre realizadas entre 1.918 y 1.925 demostraron que la estructura de la cúpula es la interior, mientras que la exterior es un relleno que carga sobre la primera .Esta formada por un sistema de doble hoja.
 La denominada torre mocha que está situada al Sur del portal de entrada, se utilizó como aposento para el alcalde, debido a que la iglesia fue fortaleza y su torre era una atalaya defensiva.

Otro elemento destacable es el pórtico de acceso, que pertenece a la trama primitiva, aunque posteriormente fue modificado. Inicialmente surgió al exterior de este portal un gran arco con ventanal superior y coronación de almenas; de este pórtico antiguo no se conserva nada, ya que en 1.630 fue rectificado, por lo tanto la portada actual es de traza barroca, obra del arquitecto Juan de Setién. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario