Páginas vistas en total

martes, 11 de marzo de 2014

LAS MURALLAS

De la dominación romana también quedan resto de la muralla, conocidas con el nombre de «Cerca Vieja», cuyo trazado abarcó el teso de Las Catedrales, delimitándose por el río Tórmes y los arroyos de los Milagros y de Santo Domingo. Construida sobre la antigua muralla celtibérica, de la que tomo su trazado reaprovechando parte de su fábrica, en ella se emplearon materiales muy heterogéneos .Del recinto primitivo quedan restos en la Cuesta de Oviedo, los cuales rodeando la Peña Celestina bajan hasta el Paseo del Doctor Esperabé, y llegan hasta la calle de San Pablo, donde se conservan cuatro bastiones sucesivos, tres de planta cuadrangular y uno circular, suben hasta la calle del Tostado y luego parece que  la muralla discurriría paralela a la calle Palominos, por la parte de atrás del Palacio de Anaya, salía a la calle de la Rúa, en la plazoleta de San Isidro, recorría la calle de la Compañía y por algún camino todavía no definido se reencontraba con la cuesta de Oviedo.
En la muralla se abrían una serie de puertas:
1.    Al norte:
·         Puertas de Toro.
·         Puerta de Zamora.
2.    Al sur:
·         Puerta de San Lorenzo o de los Milagros.
·         Puerta de San Pablo.
3.    Al este:
·         Puerta de Villamayor.
·         Puerta de San Bernardo.
·         Puerta de San Vicente-
4.    Al oeste:
·         Puerta de San Hilario o Farsa (anteriormente se denominaba de San Clemente).
·         Puerta de Santo Tomas.

 De las 9 puertas que parece que existieron en aquella época. 3 han desaparecido del todo, son las puertas del Sol, de San Juan del Alcázar y de San Sebastián, mientras que el Postigo Chico se encuentra sellado bajo el edificio de la Merced y de la Puerta del Río, también conocida como de Aníbal e Imperial, de la que todavía se conserva uno de sus pilares( un pasadizo recto la forma, separado en dos tramos por un arco apuntado, el delantero se cubre con cañón de bóveda de igual traza  el de adentro con otro escarzano y a su cabo un grueso arco semicircular), frente a ella se alza un crucero gótico, posiblemente de los siglos XV o XVI que tuvo por objeto exhibir las cabezas de los ajusticiados. Sobre un pedestal de cuatro gradas, que sirve de asiento, se levanta una columna terminada en un capitel gótico plateresco, con decoración vegetal y una cruz de piedra con labores en los brazos, entre los que se encuentra decoración de bolas, presentando por el lado a la ciudad un crucifijo y por el lado que mira al Tórmes una Virgen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario