Páginas vistas en total

domingo, 1 de febrero de 2015

EL COLEGIO Y LA HOSPEDERIA DE ANAYA O SAN BARTOLOME

Horario de actividad académica.
Situado en la plaza de Anaya, se encuentra este grandioso edificio que fue fundado en 1401 para estudiantes de Cánones y Teología por Diego de Anaya y Maldonado miembro de una de las familias más ilustre de la ciudad (obispo de Tuy en 1384, de Orense en 1390, de Salamanca en 1392, y de Cuenca en 1408, arzobispo de Sevilla, embajador de Castilla en el Concilio de Constanza y ayo y maestro de los hijos de Juan II de Castilla; también como los arzobispos Fonseca buen amador de mujeres, con doña María de Orozco tuvo dos hijos.
 Quedo constituido definitivamente en 1417 cuando ya era arzobispo de Sevilla, convirtiéndose en modelo de los demás colegios universitarios españoles .Inicialmente se llamó colegio mayor de San Bartolomé o de Anaya.
Recibió este nombre porque se edificó en el solar que ocuparon el antiguo Palacio Episcopal y la Iglesia de San Bartolomé el Viejo.
Pasaron por este colegio San Juan de Sahagún, El Tostado, Palacios Rubios, Pedro de Gasca, así como 8 cardenales, 30 arzobispos, 101 obispos.
  La fachada del primitivo colegio era de ladrillo y de aspecto humilde, lo que no estaba en consonancia con la Iglesia de San Bartolomé y la Hospedería edificaciones situadas a ambos lados del colegio y realizadas por los hermanos Churriguera en el siglo XVIII. Quizás por esta razón en 1762 se inició la construcción del edificio actual, conocido por palacio de Anaya, concluyéndose las obras en 1768 El proyecto es de José de Hermosilla, mientras que Juan de Sagarvinaga dirigió las obras.
De estilo neoclásico, el pórtico está compuesto por cuatro columnas cónicas sobre las que se asienta el frontón triangular en el centro de la fachada, que está adornada con balcones, ventanas, y balaustradas, con el escudo del fundador sobresaliendo del edificio.
 El patio interior es de doble galería de 16 columnas dóricas en la planta inferior y de orden jónico en la superior.
 Es de destacar la escalera que une ambas plantas, en el último rellano un busto de Miguel de Unamuno realizado en bronce por Victorio Macho, en los años 30 del presente siglo. En el piso alto está el Aula Magna que alberga dos cuadros de Felipe V y Carlos III pintados por Antonio González Ruiz. En el patio se alterna el gris del granito con el tono dorado de la piedra arenisca.
Su biblioteca llego a ser la más importante de la ciudad y el reglamento del colegio estableció el mantenimiento de un «bobo» para distracción de sus residentes, el cual tenía la misión de realizar bromas, tocar instrumentos musicales y cantar; parece ser que este es el origen de los «tunos», cuando otros estudiantes organizaron, al modo de los tunantes bobos de San Bartolomé, rondas festivas por la ciudad.

 Adosada al Colegio (Palacio), a la derecha de este, se encuentra la HOSPEDERÍA DE ANAYA (conocida vulgarmente por Caballerizas) que según parece, fue ocupada por estudiantes pobres que se pagaban los estudios trabajando de sirvientes de los colegiales nobles y ricos. Fue obra de Joaquín de Churriguera y su fecha de construcción es anterior al Colegio, ya que se realizó en los primeros años del siglo XVIII. El exterior del edificio se caracteriza por el empleo de rejas de hierro que cubren las diez ventanas inferiores y hacen de balaustres de otros tantos balcones de la planta superior. La fachada principal consta de dos pisos con ventanas y balcones enlazados por pilastras cajeadas de gran sobriedad. En contraposición el pequeño patio que tiene la particularidad de que dos de sus lados están inconclusos, es retrogrado ya que los arcos campanéeles y los medallones del piso superior recuerdan a ejemplos salmantinos del siglo XVI como el Colegio del Arzobispo Fonseca y por lo tanto su diseño no es barroco en sentido estricto. La portada, casi austera para ser barroca, está adornada por un frontón partido que contiene el mismo escudo que aparece en la fachada del colegio. En el interior la Hospedería dispone de un patio cuya decoración, aun influenciada por el plateresco, no llego a concluirse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario