Páginas vistas en total

sábado, 21 de marzo de 2009

EL CRECIMIENTO DE SALAMANCA EN LA EDAD MEDIA
Las líneas de crecimiento que se iniciaron entonces se han continuado hasta la primera mitad del siglo XX.
El perímetro urbano ocupado por los contingentes repobladores más importantes (serranos y francos) coincidió con el recinto de la ciudad romana. Esta zona urbana fue rapidamente amurallada, aprovechando el trazado y los restos de la muralla romana.
El centro de la ciudad estaba constituido por la plaza Azoque Viejo, situada aproximadamente en donde ahora están las catedrales.
Fuera de este recinto los repobladores ocuparon una amplia zona de un modo disperso. Cada linaje de pobladores ocupaba un área en la que se asentaban formando una pequeña aldea o "colación" en torno a una parroquia. Durante el siglo XII las zonas exteriores al primer recinto que tenían mayor índice de ocupación eran las situadas al sur de la muralla, a ambos lados del Tormes. El elevado número de pequeñas aldeas hace que los alcaldes de Salamanca decidan en el año 1147 construir una segunda muralla para incluir en ella toda la zona repoblada, a excepción de las riberas del Tormes.
El trazado de esta nueva muralla se desarrolló a lo largo de la actual ronda formada por los paseos de San Vicente, de San Bernardo, las avenidas de Alemania y de Mirat y el Paseo de Canalejas.
En la muralla se abrían una serie de puertas: al norte: La de Toro y la de Zamora. al sur: La de San Lorenzo o de los Milagros y la de San Pablo. al este: La de de Villamayor, la de San Bernardo, la de San Hilario o Falsa (anteriormente llamada de San Clemente) y la de San Vicente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario