Páginas vistas en total

martes, 17 de marzo de 2009

VITOR
En el año 313, Constantino y Licinio promulgaron el “Edicto de Milán”, despenalizando la practica del cristianismo y devolviendo las propiedades a la Iglesia. Se permitió la construcción de nuevas iglesias, los cristianos lograron una mayor importancia pudiendo recibir nombramientos públicos, mientras que obispos cristianos pudieron exponer posturas agresivas en lugares públicos.
A partir del Edicto de Milán, el Crismón o monograma de Cristo comenzó a utilizarse en monedas y estandartes romanos. Según la tradición el monograma XP junto a las palabras “In Hoc Signo Vinces” (Con este signo vencerás) se le apareció a en sueños a Constantino El Grande la noche anterior a la batalla de Milvio. Al día siguiente, Constantino sustituyó los estandar tes romanos del ejército con el águila imperial por el Crismón o Labarum y ganó la batalla. El Crismón se encuentra formado por las letras griegas X(ji) y P(ro), abreviatura de XP (ISTOS). A estas letras, a veces se añade a cada lado α(alfa) y Ώ (omega), principio y fin de todas las cosas.
El Crismón con el tiempo, fue adoptando transformaciones en los escudos de los soldados romanos, así como en diferentes lugares religiosos, tomando el símbolo de Víctor (Victorioso). Posteriormente, fue adoptado por algunas Universidades (Salamanca, Alcala de Henares, entre otras) como emblema personal de los doctores.
Desde la Ley Moyano (1857) la única Universidad que expedía títulos de doctor era la Central (Universidad de Madrid) quedando en desuso el símbolo de “Vitor”. Cuando el doctorado era de Ciencias, se utilizaba como pigmento la sangre de toro, cuando era de Letras, pigmentos vegetales, pero siempre en colores encarnados o “sangre de toro”. A partir de 1945 se volvió a utilizar el símbolo por los doctores, de tamaño reducido y en sitios delimitados. En la Universidad de Salamanca, como Institución, concede vítores a personalidades y organismos que considera mer ecedores de ello.
En la investidura de los doctores de la Universidad de Salamanca, cuando el Rector pronuncia la fórmula: “Os admito e incorporo al Colegio de Doctores de la Universidad de Salamanca, con todos los honores, libertades, exenciones y privilegios de que gozan o puedan gozar los demás doctores”, se ponen en pie todos los presentes y los doctores del Claustro se cubren, a lo que el Rector exclama: “Universitas Studii Salmantini” y todos responden “Vitor”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario