Páginas vistas en total

jueves, 6 de agosto de 2009

LOS COMUNEROS DE CASTILLA. Antecedentes

Carlos I llegó a Castilla actuando de modo que molestó profundamente a sus nuevos súbditos:

- Coronarse rey, a la muerte de Fernando II de Aragón en 1516, cuando vivía su madre, la reina Juan I de Castilla,

- Nombrar sucesor del Cardenal Cisneros, fallecido en 1517, como Arzobispo de Toledo a un flamenco de 20 años, Guillermo de Croy, y reparte cargos entre sus allegados de Gante.

- A la muerte del emperador Maximiliano I de Habsburgo, convoca Cortes para conseguir dinero (Servicio) con el que proclamarse Emperador en Alemania.

El descontento se extiende por Castilla, y los regidores de Toledo envían mensajeros a otras ciudades para reclamar el voto en contra: al prohibirles Carlos que lo sigan haciendo, toma el relevo Salamanca, consiguiendo que las Cortes, reunidas en Santiago de Compostela voten en contra del pedido real. Carlos suspende las Cortes, y convoca otras a su medida en La Coruña, lo que enciende la mecha de los disturbios, que comienzan con la sublevación del Regidor de Segovia, Juan Bravo.

Carlos marcha a Alemania, dejando como regente a Adriano de Utrecht, que decide ahogar en sangre la rebelión, pero otras ciudades como Toledo y Madrid la apoyan y debe retirarse a Arévalo, mientras los regidores de las ciudades sublevadas constituyen la Santa Junta en Ávila, que luego se traslada a Tordesillas para conseguir el apoyo de la reina Juana, lo que no logran porque efectivamente la encuentran loca.

Carlos consigue atraerse a los componentes de la alta nobleza a su bando, pero el incendio de Medina del Campo por parte del ejército real, atrae al pueblo llano a la causa comunera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario