Páginas vistas en total

domingo, 11 de abril de 2010

Plano del Fuerte de la Concepcion en Aldea del Obispo (Salamanca).


Fortificaciones de la Frontera, memoria de tiempos de guerra en tierras de La Raya

Yecla de Yeltes, Ciudad Rodrigo, San Felices de los Gallegos, Aldea del Obispo y Almeida (Portugal) conforman la ruta de Fortificaciones de la Frontera que, desde hace algunos años, se ha convertido en un lugar de atracción y obligada visita en la zona de La Raya, en ambos lados de la frontera
Este espacio trae a nuestra memoria tiempos de guerras y enfrentamientos en donde la frontera hispano-lusa se desplazaba hacia un lado y otro, según las batallas. Esta situación de conflicto continuo provocó la defensa de esta zona rayana, levantando una serie de fortificaciones que protegieran a ambos reinos.
Desde épocas remotas, el hombre ha sentido la necesidad de proteger sus bienes y dominios a través de impresionantes obras de fortificación, que hoy, solventadas las arcaicas cuestiones fronterizas, se han convertido en hitos monumentales e históricos de primer nivel.
En el territorio occidental de la provincia de Salamanca y Zona Centro portuguesa nos encontramos con algunos de los ejemplos más sobresalientes, por su antigüedad y belleza, de estas fortalezas históricas, que son el reflejo de los avatares más destacados –desde la Prehistoria hasta la Guerra de la Independencia–, protagonistas de la Historia de este sector de la frontera; un viaje por castros del siglo V a. C., castillos y murallas de la Edad Media, hasta los fuertes y baluartes del siglo XVIII.
En todos ellos, gracias al amplio programa de actuaciones efectuado por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León con ayuda financiera de la Unión Europea, es posible visitar y participar activamente en el descubrimiento del desarrollo histórico, evolución arquitectónica o arqueológica de estas antiguas fortalezas, que son, hoy más que nunca, Punto de Encuentro.
Yecla de Yeltes, Ciudad Rodrigo, San Felices de los Gallegos, Aldea del Obispo y Almeida (Portugal) son las localidades que integran la Ruta de las Fortificaciones de Frontera. La visita a los centros y aulas creados por la Fundación nos acerca a los ejemplos más singulares y destacados de la historia y arquitectura militar en esta zona de la frontera.

Cerca de 12.000 visitantes en 2009
El Centro de Interpretación de la Ruta de las Fortificaciones de Frontera está ubicado al exterior de la muralla de Ciudad Rodrigo. Ocupa los cuerpos de guardia de San Pelayo y de El Conde (junto a las puertas del mismo nombre) situados en el paseo de Fernando Arrabal. El Centro además abarca el tramo del paseo comprendido entre ambos edificios, al que se ha dado el nombre de Paseo de las Guarniciones.
Cerca de 12.000 visitantes recorrieron la Ruta de las Fortificaciones de Frontera en 2009 y en total son ya una 130.000 las personas que visitaron el recorrido desde que la Fundación del Patrimonio Histórico lo puso en marcha en el verano de 1999, como impulso al turismo de esta comarca salmantina. Tal y como concretaron, en 2009, el número de viajeros creció algo más de un tres por ciento respecto a los datos del año anterior. Entre los visitantes nacionales, al margen de los castellanos y leoneses, que son los más numerosos, destaca la afluencia de madrileños, seguidos por valencianos, vascos y catalanes. Entre los visitantes extranjeros, un importante número procede de Portugal y Francia, aunque también realizaron la ruta ciudadanos ingleses, italianos, alemanes, belgas, estadounidenses y latinoamericanos.
Además, está el aula histórica de San Felices de los Gallegos, que recoge información sobre la villa, su historia y los principales conflictos bélicos en los que ha tomado parte.
Mientras que en el Centro de Interpretación de la Ruta de las Fortificaciones de Frontera de Ciudad Rodrigo, la Fundación del Patrimonio Histórico ofrece al visitante un recorrido por la historia de la comarca y de algunas localidades portuguesas cercanas, a través de la evolución de las construcciones defensivas y de los avatares militares de estas tierras, en tres centros, desde el Cuerpo de Guardia de la Puerta del Conde de la muralla mirobrigense, pasando por el Paseo de las Guarniciones, hasta llegar al Cuerpo de Guardia de San Pelayo.
Situada en un edificio de la Plaza Mayor, el Aula Histórica de Aldea del Obispo se concibió como complemento a la visita del Real Fuerte de la Concepción, para mostrar cómo se construyó y explicar la azarosa historia política y militar de estas tierras fronterizas.
Baluartes, revellines, falsabragas, escarpas, fosos, glacis…hasta los más sencillos elementos defensivos. Así, encontramos las ciudades fortalezas que organizan el nueve territorio bélico en una mezcla de las artes de guerra y los nuevos conceptos del desarrollo urbanístico, tales como Ciudad Rodrigo y Almeida.
Pero, además, el atractivo de la Ruta de las Fortificaciones supera el meramente arquitectónico, pues discurre por un entorno natural privilegiado.

Hilo conductor
"En una Europa sin fronteras inmersa en un nuevo siglo resulta idónea ocasión para proponer esta ruta transfronteriza que recorre antiguos territorios de batalla unidos hoy en un único espacio global que mantiene sus riqueza individual y colectiva. Como hilo conductor del recorrido se han elegido aquellos conjuntos defensivos que presentan sus construcciones rasgos y elementos de la ya denominada arquitectura militar abaluartada vigente en el diseño bélico de los siglos XVII y XVIII".

Fecha: 11 de abril de 2010
Autor: Luis Falcón.
Salamanca24horas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario