Páginas vistas en total

domingo, 22 de junio de 2014

COLEGIO DEL ARZOBISPO FONSECA O DE LOS IRLANDESES

Declarado monumento por Real Orden del 3 de junio de 1.931. Fue fundado en 1.521 por Alonso de Fonseca y Acevedo III, arzobispo de Toledo, nacido en Santiago de Compostela en 1.476 y fallecido en Toledo en 1.534. Hijo de María de Ulloa, señora de Cambados; y de Alonso de Fonseca. La familia Fonseca era de origen portugués, habiéndose instalado en Castilla a finales del siglo XIV cuando Pedro Rodríguez de Fonseca (muerto en Toro en 1.419) tras huir de las contiendas civiles de su país, se afinco en la corte castellana, en la que alcanzo cargos importantes durante los reinados de Juan I y Enrique II. A esta familia también se debe la fundación del convento de las Úrsulas, la reedificación de la Iglesia de San Benito, la Casa de la Salina, el Palacio de Monterrey, el Convento de las Agustinas, y la transformación en palacio del Castillo del Buen Amor en Villanueva de Cañedo. 

Este Alonso de Fonseca además era hijo de otro ilustre Alonso de Fonseca (1.461-1.512) hijo de Diego de Acevedo y Catalina de Fonseca, sepultado en el Convento de las Úrsulas, que llego a ser arzobispo de Santiago y patriarca de Alejandría. A su vez este era sobrino de Alonso de Fonseca, hijo de Juan Alonso de Ulloa y de Beatriz Rodríguez de Fonseca, nacido en Toro en 1.418 y fallecido en Coca en 1.473 donde está enterrado. Beatriz fue quien dio origen a este linaje nobiliario que conservo generalmente el apellido Fonseca y en el cual destaco, una serie de personajes llamados todos ellos Alonso.
Alonso de Fonseca estudio en Salamanca, siguió la carrera eclesiástica y sucedió a su padre en la sede arzobispal de Santiago en 1.508. Fue un ejemplar típico de gran señor eclesiástico del renacimiento: mantenía correspondencia con Erasmo de Rótterdam a quien pagaba una pensión anual y fundo los colegios que llevan su nombre en las Universidades de Salamanca y Santiago.
En 1.524 fue nombrado arzobispo de Toledo, sucediendo al Cardenal Cisneros, y primado de España; en 1.521 caso en Sevilla al emperador Carlos V con Isabel de Portugal y en 1.527 bautizos en Valladolid al futuro Felipe II. Con Juana de Pimentel, para la cual modifico el Castillo del Buen Amor en palacio, para evitar que la nobleza salmantina le pudiera hacer desplantes a su amada, tuvo varios hijos, de los cuales cabe destacar Diego que llego  a ser mayordomo de Felipe II. Tras su muerte fue enterrado en el Colegio de Salamanca.  
 El COLEGIO MAYOR ARZOBISPO FONSECA también conocido como DE SANTIAGO APOSTOL Y DE LOS NOBLES IRLARDESES  fue proyectado por Diego de Siloe en los años veinte del siglo XVI y diseñado junto con la iglesia, por Juan de Ávila o de Ibarra y Rodrigo Gil de Hontañon; la fundación puede situarse en 1.525 según Bula de Clemente VII de 13 de octubre, parece ser que las obras ya se habían iniciado en 1.519; mientras que el patio lo construyeron en 1.650 Diego de Siloe y Pedro de Ávila o de Ibarra, hijo de Juan de Ávila.
 El programa y la distribución coinciden con lo usual en los colegios españoles: zaguán, flanqueado por la capilla a la derecha y el general y la biblioteca a la izquierda, y patio al fondo; el edificio de la hospedería esta adosado a la derecha del colegio.
 La fachada o portada se levanta sobre un atrio con escaleras, donde contrastan las piedras graníticas grises en las partes más resistentes y las areniscas de Villamayor del resto del edificio. El conjunto de los elementos ornamentales que lo componen conjuntan con ciertas tendencias greco-romanas de sus formas. Consta de acceso adintelado, flanqueado por columnas jónicas y entablamento decorado con conchas, en el segundo cuerpo la ventana está limitada por escudos de Fonseca, acogidos por medallones y columnas que enmarcan las imágenes de San Ildefonso, a la izquierda y San Agustín a la derecha, en la cúspide aparece un medallón con la escena de Santiago Matamoros en Clavijo, realizada por García de Quiñones en el siglo XVII.
 El zaguán está cubierto con bóveda estrellada gótica. La capilla gótica, es una nave con planta en forma de cruz latina que está cubierta con bóveda estrellada. Intervinieron en ella Juan de Álava y Rodrigo Gil de Hontañon. Solo tiene de gótico los arcos y crucerías, lo demás son asimilaciones romanas. El centro del crucero se eleva a mayor altura, con ventanas y bustos de los evangelistas y Doctores, dentro de medallas, san Juan y José de Arimatea; en el friso corre un letrero dorado con versos de los libros santos que se aplican al fundador y termina con la fecha de 1.549. El retablo del altar mayor es de Alonso de Berruguete y esta datado en 1.529.
El patio o claustro es un cuadrado de 39 metros de lado con 32 arcadas, ocho por cada lado y 128 medallones. Las arcadas de la planta baja se aproximan al desenvolvimiento del gusto clásico por su medio punto, con arcos de medio punto que apoyan en pilares con columnas acanaladas mientras que los de la galería alta son arcos rebajados con columnas fusiformes de estilo de transición, recorriendo este piso una balaustrada de piedra con profusión de remates representando el escudo de los Fonseca. Los medallones con personajes históricos, mitológicos y bíblicos  Se supone que son  obras de Berruguete La cornisa esta rematada con flameros coronados con amorcillos, que recuerdan a los del Palacio de Monterrey. El patio es renacentista, el más bello de Salamanca. También se le denomina Colegio de Santiago Apóstol por su dedicación, cuya figura ecuestre esta esculpida en el medallón de la entrada y de los Nobles Irlandeses porque en el siglo XVIII un grupo de religiosos irlandeses se instaló en sus dependencias, inicialmente se cree que residieron en la Casa de los Abades, en la plazuela de San Cipriano y después en las Peñuelas de San Blas. Permanecieron en este edificio hasta 1.810, en que se ausentaron a causa de la Guerra de la Independencia. De vuelta en 1.818 encontraron su residencia ocupada por el ejército, por lo que arrendaron el Palacio de las Cuatro Torres (Torre del Aire).Sin embargo, debido a la elevada renta que pagaban solicitaron que se les cediese el colegio del Arzobispo como compensación a lo perdido, lo que se hizo en 1.838 sin la Hospedería que paso a la Junta del Colegio Científico. Tras las leyes de desamortización de Mendizábal del siglo XIX el edificio del colegio se salvó porque en una parte de él estaba instalado el Colegio de San Patricio   que fue fundado por Felipe II en el siglo XVI y en la parte de la Hospedería el Hospital Militar y de Coléricos.
  Hoy es propiedad de la Universidad de Salamanca. Junto al colegio se encuentra lo que en su día fue Hospedería de estudiantes, fue construida en la segunda mitad del siglo XVI y reformada a finales de la siguiente centuria por Juan de Setién Güemes. Este edificio fue reformado en el siglo XVIII por García de Quiñones en la actualidad es Facultad de Medicina.
 En el conjunto donde se encuentra el Colegio Mayor Arzobispo Fonseca con su correspondiente Hospedería y el colegio mayor  maestro Ávila iniciado en 1.574 para residencia de la Compañía de Jesús, el proyecto fue realizado por el artista  italiano Guisseppe Valeriani y fue revisado por Juan de Herrera y Juan de Nates, concluyéndose sus obras en 1.589, tras el traslado de los jesuitas a la residencia de la calle Compañía fue cuartel de milicias y posteriormente Real Hospicio de San José , siendo evacuado en 1.818 tras la guerra de la Independencia y de nuevo ocupado al año siguiente , el actual colegio que regentan los Sacerdotes Operarais Diocesanos se estableció en 1.940. El escudo no es de la época, lo que se advierte por la presencia de las flores de lis de la dinastía de los Borbones, de la cadena que lo rodea cuelga el vellocino de la Orden del Torzón de Oro. Se llama Maestro Ávila en honor a Juan de Ávila (1.500-1.569) natural de Almodóvar del Campo (Ciudad Real) insigne orador franciscano que fundo quince colegios o seminarios, además de los colegios clericales de Granada, Évora y Córdoba. Patrono de los clérigos, fue declarado beato por León XIII en 1.894 y canonizado por Pablo VI en 1.970. En la casa museo del Greco en Toledo se encuentra un retrato de este personaje. Fue discípulo de fray Luís de Granada.  En la
Cuesta de San Blas en el cerrillo denominado de Las Piñuelas de San Blas, se alza la IGLESIA DE SAN BLAS donde según la tradición San Juan de Sahagún predico el último sermón antes de ser envenenado por una mujer que perdió a su amante después de que este escuchase la palabra del Santo. Si bien su cronología parte de la segunda mitad del siglo XII (fue una de las ultimas iglesias fundadas en la repoblación de Salamanca, teniendo lugar en el año 1.270 en el barrio poblado por los gallecis o franceses del mediodía) no obstante fue restaurada en 1.550 y reedificada en 1.772 según planos de Jerónimo García de Quiñones y Juan Sagarvinaga.
 De la época románica solo conserva la planta y el ábside semicircular destacando además la fachada principal, con puerta adintelada, orejeras y áticas compuestas que la flanquean y una gran ventana barroca en el ábside, situándose a los lados grandes escudos. Remata el edificio una espadaña.
 Durante la Guerra de la Independencia sufrió grandes destrozos, utilizándose posteriormente como cuartel y almacén de carbones. En 1.982 fue restaurada de nuevo, habilitándose en la actualidad como auditorio universitario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario