Páginas vistas en total

sábado, 4 de octubre de 2014

LA CASA DE LAS CONCHAS

Declarado monumento por Real Orden del 6 de mayo de 1.929. Situado en la calle de la Compañía, esquina a Serrano y Rúa Mayor, enfrente de la Clerecía se encentra este edificio monumental por su singular ornamentación.
Se comenzó a construir en 1.493, concluyéndose en 1.512.Si bien perteneció inicialmente al doctor Rodrigo Arias  Maldonado de Talavera, (se construyó con motivo del matrimonio de su hijo don Rodrigo Arias Maldonado con doña Juana  María de Pimentel), caballero de la Orden de Santiago, catedrático de Derecho de la Universidad y por entonces miembros del Consejo Real de los Reyes Católicos, por esto luce sobre la puerta el blasón con las flores de lis de los Maldonado y en la parte alta el escudo real de Isabel y Fernando, y está enterrado en la capilla Talavera de la Catedral Vieja. Posteriormente la heredaron sus nietos Francisco y Pedro Maldonado Pimentel, ejecutados tras la derrota comunera de Villalar sentencia firmada el 24 de abril de 1.521, por los licenciados García Fernández y Salieron y el Doctor Cornejo alcalde de Villalar; sin que la intervención de su tío el Conde de Benavente (D. Rodrigo Pimentel), pudiera salvarles la vida. Fue designado como capitán de las hueste salmantina (Pedro Maldonado Pimentel) por Juan de Vallaría.

Posteriormente perteneció al marqués de Valdecarzana y luego al conde de Santa Coloma. En 1.977 su propietario en ese momento (el Conde de Santa Coloma) se la entrega a la Junta de Andalucía como pago de impuestos.
En 2.005 le Junta de Andalucía la permuta por otro edificio con el Estado, su actual propietario. 
La fachada  está compuesta por más de 342 conchas de viera (288 en la fachada principal y 54 en la de la calle Rúa), que  o bien representan el símbolo de la Orden de Santiago, por pertenecer los Maldonado a dicha orden  o bien el motivo heráldico de Pimentel, debido a que   don Rodrigo, Arias Maldonado, se casó con Juana  María Pimentel,(matrimonio celebrado ante la reina católica en el palacio de Tordesillas en 1.494 perteneciente a la familia de los conde de Benavente, en cuyo escudo figuran conchas. Las conchas se colocaron con motivo de dicho matrimonio, como muestra del amor que don Rodrigo sentía por su mujer y ser el símbolo de la casa Pimentel las conchas...Además de las conchas también existen 153 escudos en su fachada Por cierto bajo ellas no existe ningún tesoro, según la leyenda popular. En la puerta se ve un magnifico dintel con delfines, (símbolo de amor de la época) con las cinco flores de lis de los Maldonado, labradas en el mejor estilo gótico hispano-flamenco, en un escudo inclinado a “la Valona” según el estilo heráldico centroeuropeo, que no tiene ninguna relación con la bastardía. En lo alto de la fachada un gran escudo de la España de los Reyes Católicos, con el segundo cuartel invertido. 
Del exterior también son de destacar las rejas góticas de las dos ventanas inferiores (que se han llegado a catalogar entre las más hermosas de España) a modo de celosía musulmanas, que permiten guardar la intimidar interior al tiempo que observar el exterior. La de reja cuadrada (segunda a partir de la esquina) es conocida del “Ave María”. Fueron realizadas por el rejero fray Francisco de Salamanca. Las ventanas de la planta superior están partidas por columnas, todas ellas decoradas por motivos diferentes. Sobre el dintel de la puerta de entrada (descentrada como la mayoría de los edificios civiles renacentistas) descansa el escudo de don Rodrigo, con cinco flores de lis sostenidas por dos leones, que se repiten en otros lugares de la misma. Bajo este escudo hay tres parejas de delfines, símbolo renacentista del amor, y en este caso del feliz matrimonio de los vástagos de las casas Maldonado y Pimentel.
 En la parte superior de la fachada está el escudo de los Reyes Católicos, con el yugo y las fechas a ambos lados, sostenido por el águila de San Juan.
Inicialmente el edificio estaba rematado con dos torres en cada esquina, demolida una en el siglo XVIII ante la amenaza de ruina, según algunos autores por orden de Carlos I como castigo por la rebelión de los comuneros, y la otra que todavía se conserva, la de la esquina de Rúa y la calle de la Compañía, (desmochada por orden de Carlos V por ser familiar de uno de los comuneros) esta rebajada. La ausencia de conchas en la parte alta, junto las pequeñas ventanas rectangulares que en este lugar se abren y que nada tienen que ver con el resto del edificio, son fruto de una de tantas restauraciones que a lo largo de los siglos ha parecido este palacio, produciéndose en 1.722 de la mano de Simón Gavilán Tome. La fachada correspondiente a la calle de la Rúa se añadió en 1.701.
 Por lo que se refiere al patio interior, su construcción se compone de dos galerías, la inferior conserva arcos trazados por maestros morisco (arcos mixtilíneos), entre los que hay cabezas de leones con una argolla entre sus fauces de la que pende un escudo, y en la superior está formada por columnas de mármol blanco italiano de Carrara, coronadas por orlas con escudos en su interior que sujetan los arcos escárzanos autor Juan Fernández y tallaron las imágenes Juan Rodríguez y Juan Pitti. También son de destacar el antepecho y el artesonado mudéjar de la escalera. El tejado esta rematado por un parapeto formado por flores de lis acompañadas de gárgolas. Tanto en la planta superior como inferior se repiten los blasones de ambas familias .En el centro existe un pozo. En la sacristía existen una imagen, el “Ecce Homo” de L.S.Carmona. El artesonado de la segunda planta del patio esta formado por motivos hexagonales que rodean un cuadrado. Todos estos motivos aparecen ricamente policromados en colores blancos, azules y dorados. El interior de los hexágonos aparece decorado con motivos vegetales, mientras que el interior de los cuadrados aparece decorado con cuadrifolios.
 La escalera de tres tramos no se encuentra frente al zaguán, sino que sigue la tradición musulmana de preservar la intimidad del hogar a los curiosos. El primer tramo se abre con la figura de un perro que soporta el escudo de los Pimentel, el perro guarda y preserva la intimidad del hogar, el segundo tramo se abre con un león que sostiene el escudo de los Maldonado, y el tercero se abre con la unión de los blasones de los Pimentel y los Maldonado. 
Según la leyenda los lises fueron conseguidos por Aldana, un antepasado de los Maldonado, tras vencer en duelo al Duque de Normandía, el Rey de Francia, para evitar la muerte de su hijo “maldono” los lises a los Aldana, que a partir de ese momento pasarían a  llamarse Maldonado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario