Páginas vistas en total

viernes, 7 de noviembre de 2014

LA CATEDRAL NUEVA

Declarado monumento por Real Orden del 17 de junio de 1.887. Ubicada en la Plaza de Anaya de lunes a sábados 10 a 14 y 16 a 20 domingo y festivos 10 a 14 y 16 a 19.
Apenas dos siglos después de finalizada la Catedral Vieja, el cabildo la consideraba ya “pequeña, oscura y baxa”, ciertamente Salamanca había crecido y en buena parte gracias al prestigio de su Universidad que a finales del siglo XV tenía ya más de 4.000 alumnos. Hubo pues razones de índole práctica que aconsejaban levantar otro templo, pero sin duda los canónicos también desearon ver aumentar su prestigio con un templo que pudiera compararse con los ya existentes en otras ciudades castellanas.
Dentro de este contexto de euforia social, económica y cultural debe situarse la petición realizada el 17 de febrero de 1.491 por el Cabildo de Salamanca, a través de los Reyes Católicos ,al Papa Inocencio VIII( escribiéndole el cardenal de Angers en carta firmada por los obispos de Badajoz y de Astorga en su calidad de procuradores y embajadores ante la Santa Sede, dicha carta está fechada en Sevilla el 17 de febrero de 1.491;  a través de la cual se le solicitaban algunas gracias que les permitiesen construir una nueva catedral).La nueva obra se puso en marcha en otoño de 1.496 bajo el episcopado del dominico Diego de Deza (1.494-1.498) quien nombro como maestros de la misma a Martín de Solórzano y Juan de Ruesga.
La salida del obispo y la llegada de su sucesor Juan de Castilla en 1.498 supondrían la brusca interrupción del proyecto, por el enfrentamiento entre este y el Cabildo, fueron de tal envergadura que motivaron la intervención de los Reyes Católicos, quienes ordenaron la detención de la obra en enero de 1.500. Los clérigos lograron que Fernando el Católico encargara en 1.509 a dos arquitectos de prestigio, Alonso Rodríguez (maestro de la catedral de Sevilla) y Antón Egas (maestro de la catedral de Toledo), los planos de la nueva catedral, el 23 de noviembre de 1.509 .El 2 de mayo de 1.510 dieron su opinión sobre su construcción.
Tres años después, hubo de decidirse el emplazamiento del nuevo templo, consultando a los siguientes arquitectos: Antón Egeas, Juan Gil de Hontañon, Juan de Badajoz el Viejo, Alonso de Covarrubias, Juan Tornero, Juan de Orozco, Rodrigo de Saarabia y Juan Campero, el 26 de agosto de 1.512 decidieron la traza y dimensiones del edificio y aconsejaron un cambio en la disposición de la cabecera, que en vez de rectangular debía ser ochavada, con girola y capillas avisadles; reuniéndose en Salamanca el 3 de septiembre de 1.512 eligiéndose como más idóneo prácticamente el mismo que ocupaba la Catedral Vieja, por lo que la construcción románica estaba a punto de desaparecer, cosa que no sucedió, porque era preciso disponer de una seda catedralicia hasta que la nueva estuviera lista, decidiendo finalmente construir no en el mismo sitio de la Catedral Vieja, sino al norte de ella y aprovechando su gigantesca torre.
El 6 de septiembre de 1.512 se firmó el acta por la cual se designaba a Juan Gil de Hontañon maestro de obras (formado en el círculo búrlales de Simón de Colonia) y a Juan Campero aparejador de las mismas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario