Páginas vistas en total

martes, 19 de mayo de 2009

La estampida charra

El 29 de Noviembre tiene lugar un combate en San Muñoz (Salamanca) con victoria para los charros.
Durante los ataques de Wellington a Ciudad Rodrigo, para liberar a la ciudad, Julián y sus jinetes cortan todas y cada una de las comunicaciones francesas.

Y entonces llega el gran día. El 22 de julio de 1812, entre las ocho de la mañana y las tres de la tarde, tiene lugar en las inmediaciones de Salamanca la Batalla de Los Arapiles, en el paraje del mismo nombre. La Batalla de Los Arapiles (aunque los ingleses la denominan Batalla de Salamanca) pasó a la historia por ser una de las dos más multitudinarias de la historia, junto con la de Waterloo. Perdieron la vida 14.000 franceses y 5000 aliados. Hubo 8 generales muertos y varios heridos, incluido el propio Marmont.

Tras varias horas de lucha, Wellington vence a Marmont en el Arapil Grande.
Julián y sus hombres recogen 500 prisioneros y varias piezas de artillería.
La cultura tradicional nos ha legado varias coplas sobre aquella jornada:


"Favor le pido a Jesús

y a la Virgen Sacra y Bella

para poder explicar

la batalla más sangrienta,

el más ejemplar combate

que habido en nuestra tierra

en España con Portugal

la Francia con Inglaterra

sólo habido en nuestra España

esta batalla sangrienta........"

Después de este duro golpe, el ejército francés se ve obligado a retroceder e ir abandonando posiciones.
Julián y sus garrochistas marchan a Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) y desde allí los persigue nada menos que hasta Burgos, causándoles no menos de 500 bajas. Durante la persecución tienen lugar combates como el del 17 de septiembre, prolongado por los campos entre Torrepadierne y la propia ciudad de Burgos. Finalmente, los charros entran en Burgos el día 18 aclamados por la población.

El 11 de Mayo de 1813, en Pampliega, cerca de Burgos, acomete a los enemigos y toma 37 prisioneros y gran número de caballerías.
Por los montes de Álava realizan operaciones diversas estorbando los asentamientos y comunicaciones francesas, vigilando e impidiendo los movimientos de los imperiales antes de la batalla de Vitoria, el 21 de junio.

Tienen lugar varios combates en la Sierra de Andía y siguiendo los movimientos del general Clausel se dirige a Navarra y el Bajo Aragón.

Tras esto se reúne con las tropas de Espoz y Mina y el día 2, la caballería charra, dirigida por el Brigadier Don Julia Sánchez “El Charro” se lanzan contra las posiciones francesas que asediaban la ciudad de Zaragoza, y consiguiendo romper el cerco a la misma, logran penetrar en la ciudad.

Después, prosigue en sus acciones, ahora hacia tierras catalanas, asediando a los franceses por el Cinca. Están en Fraga el 14 de septiembre y toma parte en el asalto final del día 19. Seguirá a Mequinenza, Lérida. Nada detiene el vendaval apocalíptico de sus jinetes. Nadie detiene la estampida charra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario