Páginas vistas en total

sábado, 14 de febrero de 2015

PALACIO DE LA SALINA o DE FONSECA.

Calle de San Pablo. Llamado así porque durante un tiempo se destino a depósito o alfolí del estanco de la sal. Actual sede de la Diputación Provincial desde 1880 al ser adquirido por 65.000 pesetas.
 Lo mando levantar Rodrigo de Mesía o Mexía Carrillo y Ponce de León, casado con doña Mayor de Fonseca y Toledo (hija de Alonso de Fonseca, señor de Coca y Alaejos y sobrina de Alonso de Fonseca, patriarca de Alejandría) en 1546, aunque la leyenda se lo atribuye al tercer arzobispo Fonseca, Alonso de Fonseca y Acevedo, razón por la cual en los dos extremos de la parte alta de la fachada aparece el escudo de este linaje.
Se decía que habiendo llegado este a Salamanca, su ciudad natal, con su amante Juana de Pimentel (otros atribuyen esta historia al segundo Alonso de Fonseca, patriarca de Alejandría, constructor del Colegio Mayor de Fonseca, que tuvo por amante a María de Ulloa, padres del anterior) la nobleza salmantina se negó a darle hospedaje. El arzobispo reacciono mandando construir el palacio más hermoso de la ciudad para su amante, representando como venganza a los nobles y a sus vicios en las figuras del patio, las mensuras son 16 .Pero parece esta historia no es cierta porqué don Alonso falleció en 1534 cuando el Palacio se comenzó a construir en 1546.
Sobre su autoría, aparece el nombre de Rodrigo Gil de Hontañon, puesto que este palacio presenta bastantes analogías con otros proyectos de este arquitecto. También han sido mencionados Machin de Sarasola que posiblemente tan solo llevo la dirección de las obras y fray Martín de Santiago.
 Situado en la calle de San Pablo, en el tramo que por aquel entonces se denominaba de la Salina (hasta la calle Miñagustín (Moñina Agustín) se denominaba de Albarderos). Está compuesto por tres pisos. El primero tiene cuatro grandes arcos de medio punto, que dan lugar a un atrio desde el que se accede al patio, mientras que el segundo tiene tres balcones, antes ventanas, decorados según la estética renacentista y el tercero dispone de una galería compuesta por ocho ventanas de arco de medio punto( del estilo de la del palacio de Monterrey).
 La fachada principal, tiene tres cuerpos, está formada por cuatro grandes arcadas cerradas con fuerte rejería. Entre estos arcos podemos admirar unos magníficos medallones con bustos, uno de los cuales es Cleopatra con un áspid mordiendo su pecho, Marco Antonio y Safo.
El patio muy sencillo, al que se accede por un amplio zaguán, es de forma irregular en planta y alzado y alberga una gran galería sostenida por 16 mensuras con figuras humanas en posiciones grotescas y torturadas, el flanco izquierdo ampliado por el arquitecto José Secall y Ansión en la década de los ochenta del siglo XIX, tiene arcos de medio punto con medallones en las enjutas, en los que se ha querido ver los retratos de los propietarios, mientras que en la parte alta aparece tres escudos con las armas de los Fonseca. En el lado derecho son originales los mensulones, decorados en los frentes con poderosas figuras desnudas a modo de tenantes. En la planta superior hay artesonados de originales trazas moriscas.

La parte más primitiva de este patio se encuentra al fondo del mismo, probablemente una vivienda, de estilo gótico tardío. En el centro del patio existe una claraboya que a través de un vidrio, permite ver en el suelo algunos de los muchos alvéolos que contuvieron la sal, cuando el edificio fue su almacén, de donde deriva el nombre de Casa de la Salina que se le da a este palacio. En 1753 vivían en esta casa Joseph Medinilla, Ministro montado de la Renta de Sal y Antonio Muñoz, Ministro de a pie, axial como el medidor Alonso Machado.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario